Napoles y su centro histórico

Napoles

Ciudad histórica de navegantes, Nápoles tiene su vida en el Mar Tirreno que la bordea desde hace siglos. De origen griego, en el siglo VII a.C. se fundó en aquel mar la ciudad de Cumas, cerca de lo que hoy es el golfo de Nápoles. Dos siglos después aquel asentamiento había crecido bajo el nombre de Neápolis, manteniéndose independiente hasta el año 90 a.C. aún cuando desde el 326 a.C. habían pasado a formar parte del Imperio Romano.

La prosperidad napolitana se la deben a los normandos, quienes invadieron la ciudad en el año 1139 y se la quitaron a los bizantinos que se habían asentado en Nápoles tras la caída de Roma. Volvieron a ser independientes en el año 1282, cuando se convirtieron en el Reino de Nápoles y en poco tiempo se convirtieron en centro cultural y comercial del Mediterráneo.

Hasta hoy, Nápoles ha tenido que soportar el mandato de diversos reinados, como el de la Corona de Aragón, o el de Napoleón Bonaparte que la incorporó a sus dominios en el 1805. Sin embargo, definitivamente fue el héroe italiano Garibaldi quien consiguió su libertad para acabar incorporándola a Italia bajo el reinado de Victor Manuel III en el año 1861.

Como podemos ver, su historia ha estado plagada de encuentros y desencuentros con diferentes culturas: griegos, normandos, romanos, bizantinos, castellanos, franceses e italianos han estado en sus tierras, como tantos otros asentamientos del Mediterráneo, y eso ha servido para ampliar su patrimonio histórico artístico.

Nápoles conserva, incluso, ruinas paleocristianas, como las catacumbas de San Genaro o las de San Gaudencio, del siglo II, o la basílica de San Restituta que es de dos siglos después. Parte de estas ruinas antiguas o posteriores se encuentran en el Museo Arqueológico de Nápoles, considerado uno de los mejores de toda Italia. Allí podremos admirar recuerdos de Pompeya y Herculano, entre otras.

De estilo gótico son la catedral de Nápoles, la de San Lorenzo la Mayor, del siglo XII, y las iglesias de Santo Domingo Mayor y Santa Clara del siglo XIV. El castillo, Castel Nuovo, es del año 1454, mientras que el Castillo de Sant’Elmo es del 1329.

También el renacentismo tiene su hueco en Nápoles, como la iglesia de Santa Anna dei Lombardi; o el barroco, como la Cartuja de San Martín, o las iglesias de Santa Maria degli Angeli alle Croci o la de Santa Maria della Sanitá. También son dignos de visitar el teatro San Carlo, de 1810, o el Palacio de Capodimonte, de 1738.

El centro histórico de Nápoles fue declarado Patrimonio Mundial de la Humanidad en el año 1995.

INFORMACIÓN PRÁCTICA

– En el casco de la ciudad podréis encontrar fácilmente alojamiento. Podéis informaros y reservar en: hoteles en Nápoles

– Encontrarás más información sobre la ciudad en: turismo en Nápoles.

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Napoles



Comentarios (2)

  1. panchita dice:

    Aqui murio Hernrich Schiliemann era un hombre muy culto
    murio a los 68 años hoy me toco una clase magiatral mi directora sabe mucho me enseño hoy de el el descubrio troya que su padre le contaba la iliada y la odisea (historia de
    Homero) y el cuando pequeño quiso descubrir troya a los 55 años y despues descubrio la tumba de Agamenon con la mascara ahora todo esto esta en un museo en Misena

  2. Comoenitaly dice:

    Muy buena Napoles, Adoro!!!

Deja tu comentario