Duomo de Florencia, su bella arquitectura

Duomo de Florencia

El Duomo de Florencia, compuesto por la Catedral de Firenze, el Baptisterio de San Juan y el Campanile, es sin dudas el paseo turístico por excelencia de la ciudad. Además, es depositario de una invaluable riqueza histórica y cultural, y de magníficas piezas artísticas que completan la belleza extraordinaria del conjunto.

La Piazza del Duomo se encuentra en el corazón de Florencia, y es la que alberga a los elementos más notables del complejo. Es también hogar de la loggia del Bigallo, un edificio del siglo XVI en el que se acogía a los niños abandonados. En la actualidad, funciona en su interior un museo con interesantes piezas históricas de la época.

La Catedral de Florencia, protagonista indiscutida de la plaza, se cuenta entre las más grandes del mundo, en compañía de otras muy conocidas como la Catedral de San Pedro, en Roma, la Catedral de San Pablo, en Londres, y la Catedral de Sevilla. Alcanza una altura de 107 metros en la cima de su cúpula, y reemplaza a una más antigua y de menores proporciones.

La catedral nueva, edificada en el año 1296, fue consagrada a Santa María del Fiore. El revestimiento de mármol de su cúpula es uno de los elementos más notables del exterior, junto con el ineludible Campanile, la gran torre del campanario. Su arquitecto, Brunelleschi, supo ganarse la admiración de los habitantes de la ciudad renacentista.

El campanario, de 82 metros de altura, fue una obra maestra de Giotto, y armoniza bellamente con las líneas curvas de la cúpula. Lamentablemente, su realizador murió antes de que estuviera culminada, y fueron Andrea Pisano y Francesco Talenti los encargados de continuar con la construcción, hasta 1360.

El Baptisterio de San Juan data de 1330, y ostenta una magnífica arquitectura gótica. La historia recuerda la admiración que Dante sentía por esta obra, en la que trabajaron Ghiberti, Pisano y Donatello, tres símbolos de su período.

Florencia es una ciudad relativamente pequeña, de modo que podéis visitarla en una escapada de puente. Tres días os podrían ser suficientes como para visitar, al menos, los sitios más señalados. Lo ideal, en este caso, sería buscar hoteles que estén céntricos. El Hotel Kurssal & Ausonia, por ejemplo, se encuentra muy cerca de la Academia, y a apenas 10/15 minutos andando del Duomo de Florencia, con la facilidad de que incluso está en las cercanías de la estación, por si necesitáis moveros.

En cuanto a la Piazza del Duomo, os aseguro que la veréis bastantes veces en vuestro viaje, y es que es el corazón de Florencia, el nudo central por el que pasaréis para visitar casi todos los sitios de la ciudad. Eso sí, os aseguro que no os cansaréis de pasarla una y otra vez.

Imprimir

Etiquetas: , ,

Categorias: Florencia



Deja tu comentario