Camposanto, cementerio monumental en Pisa

Camposanto, cementerio monumental en Pisa

Pisa es una típica ciudad que vais a conocer en el viaje por Italia. Imposible es que no caminéis por la Torre inclinada (uno de los mayores símbolos de la ciudad), la Piazza dei Miracoli (o Plaza de los Milagros), la Piazza dei Cavalieri (un lugar repleto de obras fantásticas de arte islámico, romano y estilos góticos) o bien, el distinguido Camposanto (también conocido como Campo Santo o Cementerio Monumental de Pisa).

Dicho sitio data del siglo XII, momento en que el arzobispo de Pisa, Ubaldo Lanfranchi retornaba del Gólgota durante la Cuarta Cruzada. Es así, que Campo Santo recibe tal nombre debido a la creencia de que fue construido con “tierras sagradas” provenientes desde Tierra Santa (Jerusalén).

Su construcción comenzó en el año 1278 y finalizó en 1464. Asimismo fue dirigida por el arquitecto Giovanni di Simone, quien falleció en 1284, momento en que la ciudad de Pisa fue derrotada en la batalla de Meloria contra la República de Génova. Como dato adicional, el proyecto fue cambiado durante la realización del mismo ya que en un principio iba a ser la Iglesia de la Santísima Trinitá.

Ahora bien, una vez que os encontréis frente a Camposanto, podréis observar una arquitectura de lo más interesante. Comenzando por el exterior del monumento, veréis 43 arcos ciegos localizados entre dos puertas de ingreso. La situada en la parte derecha (y considerada como la puerta principal) posee un santuario móvil de estilo gótico con cuatro santos rodeando a la Virgen María con el niño.

Además, el Cementerio Monumental de Pisa dispone de tres capillas en su interior. La primera es la Capilla Ammannati, la segunda es la Capilla Aulla y la tercera, es la capilla de Dal Pozzo (la cual posee una preciosa cúpula y un altar en honor a San Jerónimo).

Pero aún hay más. El sitio cuenta con una gran colección de sarcófagos romanos, pero solo 84 de ellos pueden ser vistos, próximos a esculturas y urnas romanas. Y por último, los muros situados en el cementerio, fueron adornados con frescos, como el de la Crucifixión de Francesco Traini, El Juicio Final o El Triunfo de la Muerte, entre otros. Lamentablemente, en 1944 un ataque aéreo produjo un incendio por lo que se tuvieron que realizar (posteriormente a la Segunda Guerra Mundial) obras de restauración, dando la sensación que tenía el Camposanto original.

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Pisa



Deja tu comentario