De visita por el Palacio Madama de Turín

Palacio Madama de Turin

Uno de los complejos más maravillosos que podéis visitar en Turín (Piamonte) en el Norte de Italia, es el que se encuentra situado en la plaza céntrica del Castillo denominado Palacio Madama de Turín o Palazzo Madama e Casaforte degli Acaja, correspondiente a una de las Residencias de la casa real de Saboya, las cuales fueron declaradas como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

En lo que refiere a la historia de dicho palacio, vale señalar que a inicios del siglo I a.C. este inmenso sitio se encontraba ocupado por una gran puerta localizada en los muros romanos, desde donde se desprendía el decumanus maximus de Augusta Taurinorum, el antiguo nombre de la ciudad de Turín.

Ahora bien, posteriormente a la caída del Imperio Romano de Occidente, tal puerta se utilizó como baluarte fortificado en lo que son las defensas del lugar.

Si bien se dieron varios usos al Palacio Madama de Turín como residencia personal del duque Carlos Manuel II y años más tarde de la regente María Juana Bautista de Saboya-Nemours y a los cuarteles del gobierno provisional francés en medio de las guerras napoleónicas, este sitio en pleno siglo XX, no solo fue restaurado completamente, sino también que comenzó a albergar el Museo Municipal de Arte Antiguo o Museo Cívico d’Arte Antica desde el año 1934.

La aquitectura de dicho palacio se ha realizado por parte de Juvara da a la Plaza Castello, y ella muestra una fachada de un solo hueco de profundidad donde se oculta la sección posterior de la edificación, techos altos con ventanas bajo arcos y una balaustrada o una forma moldeada en piedra o madera, decorada con jarrones y estatuas en mármol blanco.

En el interior se pueden observar tres huecos centrales enmarcados por columnas unidas a la fachada, altos pedestales sobre los que se muestran tallados con trofeos de armas en relieve y por supuesto, el museo ya nombrado, el cual presenta 35 salas distribuidas en cuatro plantas. En el piso subterráneo podéis contemplar el lapidario medieval, mientras que en el piso de planta baja se encuentra todo lo relacionado con el arte gótico y renacentista. En total son unas 70.000 obras y la mayor parte trata sobre obras pictóricas, joyas de oro y plata, y mobiliario que va desde la Edad Media hasta el Barroco.

Ya sabéis que para llegar a Turín no solo tenéis la opción de viajar directamente a la capital del Piamonte, sino que también podéis llegar hasta Milán, que apenas se halla a unos 140 kilómetros de la ciudad turinesa. Ambas están perfectamente conectadas por carretera y en tren.

Foto: My 365

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Turin



Deja tu comentario