Algunos rincones con encanto de Florencia

Piazza dei Ciompi

Aunque la fama de la bellísima capital de la Toscana, Florencia, se alimenta especialmente de sus edificios más emblemáticos —como su majestuoso Duomo, el soberbio Palazzo della Signoria o las iglesias de Santa Maria Novella y de la Santa Croce—, lo cierto es que esta hermosa ciudad también posee otros alicientes de menos relumbrón, aunque no por ello desdeñables.

De hecho, el post de hoy se acerca hasta la ciudad que cautivó a Stendhal en 1817 desde una perspectiva un tanto diferente. De hecho, lo que se pretende es reivindicar dos lugares de su callejero quizás desconocido, pero altamente recomendables: su encantador barrio medieval y la Piazza del Ciompi (foto).

Por lo que atañe al primero, sus callejuelas brindan al viajero la posibilidad de descubrir Florencia tal y como la conocieron Dante y Bocaccio. Sin ir más lejos, las mansiones que circundan las arterias de este antiguo enclave fueron erigidas entre los siglos XII y XIV.

Poco a poco, el recién llegado se percatará de que disminuye la circulación, por lo que el paseo se tornará más plácido. Partiendo de la Piazza della Santa Croce, se aconseja entrar en las calles Torta o Anguillara, para seguir a continuación por la Via Bentacordi, que lleva hasta la coqueta Piazza Peruzzi.

Desde este punto, se accede fácilmente a la Piazza San Remigio. Una vez allí, conviene detenerse ante la iglesia del mismo nombre, un edificio de factura gótica del siglo XIV y con interesantes restos de pinturas al fresco. A pesar de ser un tanto modesta —sobre todo si se compara con las obras maestras de la arquitectura florentina—, el interior de la iglesia brinda recogimiento y paz, que conviene saborear sin prisas.

Por último, se aconseja encaminarse hasta el barrio de Sant’Ambroggio, donde se despliega la Piazza dei Ciompi. Salpicada de anticuarios y pinos, el lugar tiene como rasgo más definitorio su notable “loggia“. Ésta se hallaba inicialmente en la Piazza della Repubblica, donde se instalaban las paradas de los pescaderos. Ya en el siglo XIX, no obstante, la “loggia” fue trasladada a su emplazamiento actual.

– Información práctica

Florencia ya es de por sí una ciudad que requiere varios días para visitarla y saborearla con tranquilidad. Sin embargo, si contamos con tiempo suficiente podemos descubrir la capital romana, situada a poco menos de tres horas en coche al sur de Florencia. Hay varios trenes y autobuses que, a diario, hacen también este recorrido entre las dos ciudades.

Foto vía: Florence On-Line

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Florencia



Deja tu comentario