Vesta en la Mitología Romana

Vesta

La diosa Vesta era, dentro de la mitología romana, la deidad protectora del hogar, siendo el equivalente de la griega Hestia en este sentido, aunque en Roma también se la asociaba con la fidelidad conyugal. Vesta nació de la unión entre Saturno y Ops, y es hermana de Júpiter, Ceres, Juno, Plutón y Neptuno. Una de las características del culto a Vesta es que se debía mantener encendida su “fuego sagrado”, un altar que se encontraba en su templo del Foro Romano y que era custodiado por las célebres vírgenes vestales.

La celebración en honor de Vesta era conocida como la Vestalia, y tenía lugar entre los dís 7 y 15 de cada mes de Junio, y durante el primer día de las fiestas el altar del templo se abría al público, cosa que sólo ocurría durante esta fecha. La Vestalia se celebraba con el objeto de pedir nuevas bendiciones a la diosa para los hogares, y era una manera muy eficaz de mantener vivo el culto entre los romanos.

La representación de Vesta, aparte de su delicada forma femenina, no está muy clara y su imagen se asocia más con el fuego y las llamas de las velas, que se utilizaban para su invocación, que con una entidad tangible. La forma común de rendirle homenaje era encendiendo una vela de color anaranjado, y acto seguido rogarle por protección y prosperidad en el hogar.

Cabe destacar que Vesta es, dentro del panteón romano y al igual que en la mitología griega, la más benévola de las deidades, motivo que ayudó a prosperar a su culto, así como el hecho de que el hogar (el fuego de la casa) fuese su lugar de influencia, ya que esta parte era considerada como la más importante dentro de las viviendas romanas.

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Mitología y Leyendas



Comentarios (1)

  1. valerin dice:

    diosa vesta

Deja tu comentario