Navigli, un romántico rincón de Milán

Navigli

El barrio de Navigli, situado al suroeste del casco antiguo, está considerado como uno de los lugares más románticos de Milán, y nos recuerda que hace tiempo los canales dominaban el paisaje de esta parte de la ciudad. Durante ese periodo, más de 150 km de canales atravesaban Milán, conectando a ésta con los ríos y lagos de la región lombarda. En parte utilizados para canalizar agua de riego y en parte para facilitar el transporte de mercancías y el desplazamiento de personas, estos canales proporcionaron un gran servicio, como por ejemplo servir de medio de transporte para el mármol empleado en la Catedral de Milán, y que fue traído desde la región de los Alpes.

Esta red de canales comenzó a gestarse en 1179, siendo el canal de Ticinello el primero en ser construido, y tal fue su éxito práctico que pronto le siguieron otros. Para diseñar el sistema de exclusas que controlaría el nivel del agua se recurrió al mismísimo Leonardo da Vinci, y gracias a este sistema de canales, Milán se convirtió en uno de los puertos fluviales más importantes de Italia, aun teniendo en cuenta que no poseía ningún río principal. Debido a problemas de salud e higiene, los canales se fueron drenando y rellenando entre los siglos XIX y XX, siendo casi erradicados en 1979.

En la actualidad sólo tres de estos canales han llegado intactos: Naviglio della Martesana, Naviglio Grande y Naviglio Pavese, siendo estos últimos parte fundamental del barrio de Navigli (Canal), y aun conserva parte del encanto de tiempos pasados. Muchas de sus casas han pasado por reformas en los últimos años y el barrio está tomando gran importancia en el mundo del arte y la hostelería, gracias a ese ambiente idílico y añejo que guarda. El barrio de Navigli es fundamentalmente peatonal, y recibe una gran cantidad de visitantes durante los meses de verano, temporada en la que más barcos se pueden ver navegando por el canal. Sea como fuere, el barrio de Navigli aun conserva un pedacito de la historia de Milán, y de cómo se pueden transformar las ciudades en cuestión de unos siglos.

Foto vía: new-dimension-software

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Milan



Deja tu comentario