El mito de Pomona, la diosa que no quería amar

Pomona

Pomona era una diosa romana encargada de proteger la fruta y los árboles frutales, así como los jardines y las huertas. Era además una diosa con personalidad, detestaba la vida y naturaleza salvaje, así, Pomona prefería los jardines cuidados y los campos cultivados.

Dicen de ella que era una diosa hermosísima. Todos caían prendados de su belleza. No obstante, Pomona no sentía ninguna atracción por nadie, rechazando a todo aquel que osara cortejarla, normalmente divinidades de la selva como los Sátiros.

Pomona vivía aislada de todos en su particular mundo, pero al parecer, según Ovidio, el dios Vertumno se resistía a aceptar sus negativas, pues él mismo estaba también perdidamente enamorado de la diosa.

Vertumno, dios de las estaciones y los árboles frutales, conocía su particular carácter. Sabía que nadie o casi nadie se acercaba a la diosa Pomona, aun así, estaba perdidamente enamorado de ella y no dejaría que nada se alejara de su sueño, conquistarla.

El dios se transformaba constantemente en personas o seres relacionados con su pasión, como por ejemplo en un humilde agricultor. Nada parecía abrir el corazón de su amada. No obstante, un día se transformó en una anciana y se acercó a ella para felicitarla por las hermosas y deliciosas frutas de sus árboles. Tras esta felicitación la abrazó de buen corazón. Vertmuno disfrazado de anciana le mostró un olmo enlazado por una vid y le habló del amor de una forma sincera. Pomona escuchaba atentamente sin sospechar que esa afable anciana era en realidad su pretendiente más persistente.

El dios aprovechó para contarle una historia de amor, la historia de amor de Anaxárete, una joven de sangre real cortejada por un joven humilde que terminó quitándose la vida por el dolor del rechazo de Anáxarete, no sin antes implorar a los dioses una venganza justa. La joven fue castigada por los dioses, mientras espiaba los funerales del desgraciado joven fue convertida en una estatua de piedra.

El dios observó a Pomona escuchar fascinada esta historia. Finalmente, Vertumno le mostró su verdadero rostro. Pomona, asombrada y en parte afectada por las historias contadas decidió aceptar finalmente su amor.

Otros enlaces de interés:

SI QUIERES SABER MÁS…

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Mitología y Leyendas



Deja tu comentario