Cómo ir del puerto de Civitavecchia a Roma

Roma desde el aire

En Civitavecchia encontramos la puerta al mar de Roma. Sí, desde hace más de 2.000 años, el puerto de Civitavecchia ha servido como entrada a la capital italiana, que se encuentra a unos ochenta kilómetros en coche. Por este motivo, muchos son los cruceros turísticos que hacen escala aquí, con el fin de descubrir una de las ciudades más monumentales del mundo.

Además de la Terminal Tragheti, desde la cual zarpan la mayoría de las líneas de ferries, en este puerto está la Terminal de Pasajeros de cruceros, un lugar lleno de servicios. Así, entre otros, cuenta con sala de espera, con mostradores de facturación, consigna, puntos de información, lugares en los que poder alquilar un vehículo, aseos, cajeros automáticos o teléfonos públicos. Además, a 500 metros de la terminal hay una zona de tiendas y un bar y una cafetería.

Ir desde el puerto de Civitavecchia hasta Roma

Al llegar al puerto de Civitavecchia, la principal excursión, aquellas que la mayoría de cruceristas quieren hacer, es visitar Roma. Hay un autobús que conecta la terminal del crucero con la estación de tren y que tarda aproximadamente unos 30 minutos. En esa estación, se podrá tomar un tren o autobuses hacia la conocida como “ciudad eterna”.

Si bien es cierto que se puede visitar por cuenta propia, contratar una excursión o un transporte privado es una de las opciones más recomendables. Hay que tener en cuenta que las escalas son limitadas en tiempo. Así, una agencia siempre se asegurará de que llegues a tiempo a tu destino y que vuelvas antes de que el barco zarpe.

Si no has mirado aún ninguna, puedes empezar por la denominada “Excursión a Roma desde Civitavecchia“, la cual, por cierto, se desarrolla completamente en español. Esta excursión guiada parte desde el mismo puerto y, tras un trayecto de poco más de una hora, se llega a Roma. Ya en la ciudad, podrás visitar con un guía lugares como la Plaza de San Pedro, en el Vaticano o la Basílica de San Pedro, observando obras como la Piedad de Miguel Ángel o el Dosel en Bronce de Berini.

También tendrás tiempo de realizar un tour panorámico por lugares como la Plaza de Venecia, el Monumento a Víctor Manuel II, los Foros Imperiales o el Foro de Trajano, el Campidoglio o los foros de Augusto, Nerva y César. Además, contarás con cuarenta minutos para adentrarte en el Coliseo, dos horas para visitar lugares como el Panteón, la Plaza Navona o la Plaza de España y evidentemente tiempo para admirar la belleza de la Fontana di Trevi.

Pero si prefieres visitar por tu cuenta la ciudad, puedes entonces contratar sólo el transporte desde el puerto de Civitavecchia a Roma, y asegurarte el regreso al puerto a la hora de embarque. El autobús privado te dejará en la Plaza de San Pedro, con tiempo más que suficiente para garantizar la llegada al puerto antes de que salga tu barco.

Te será útil para tu visita:

Imagen: Walkerssk

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Roma



Deja tu comentario