- Sobre Italia - https://sobreitalia.com -

Castellana Grotte, cuevas magicas en Apulia

A pocos kilómetros de la ciudad de Monopoli, en la región italiana de Apulia, se encuentra un pequeño pueblo llamado Castellana Grotte. La arquitectura y las estrechas callejuelas de este paraje abundan en palacios suntuosos, y la iglesia Matrice alberga en su interior numerosas piezas de arte.

Sin embargo, no es esta fantástica oferta cultural la que hace de Castellana Grotte un destino famoso. Son sus cuevas, las más visitadas de Italia, la que transforman a este lugar en un mágico pueblo que permite descubrir las entrañas de la Tierra a la sombra de sus túneles subterráneos.

Fue recién en el año 1938 que estas asombrosas formaciones naturales fueron descubiertas. Los ríos que surcan las capas profundas del terreno fueron erosionando y cavando caminos que hoy nos sorprenden con su belleza y su misterio. Las excursiones para recorrer estas maravillas suelen durar dos horas, pero es difícil sentir que uno ha visto suficiente al emerger a la superficie.

Los caminos se bifurcan en numerosas galerías, cada una de ellas decorada por la naturaleza con las estalactitas y estalagmitas que caracterizan a todo recinto de este tipo. Las formaciones calcáreas generan figuras estilizadas y brillantes que reflejan la luz y destellan colores inesperados.

Algunas de las galerías abiertas al público son Grotta Nera, Cavernone dei Monumento y Grotta Bianca. Un sitio que no puede faltar en tu ruta es la Passaggio del Presepio, considerada la cueva más hermosa del mundo gracias a la abundancia de figuras cristalinas que se formaron a través de los años.

A 70 metros debajo del nivel de la superficie, las maravillas que habitan estas profundidades son un paisaje difícil de olvidar. Las aguas espejadas reflejan las esculturas naturales que descienden desde las bóvedas de las cavernas, multiplicando su encanto.

Sin dudas, la gran popularidad de que gozan estos túneles subterráneos no es infundada. Famosas en el mundo entero, deslumbran cada año a miles de turistas, que se van siempre con la intención de regresar una y otra vez.

Foto Vía: Vito Maurogiovanni