La basílica de la Santa Cruz de Florencia

basílica de la Santa Cruz de Florencia

Una de las iglesias más dignas de visita de la luminosa Florencia es la de la Santa Cruz (Santa Croce en italiano), situada en la plaza de su mismo nombre. Se trata de una verdadera obra de arte del gótico religioso italiano y su diseño exterior, recubierto de mármoles de diferentes colores, recuerda al Duomo florentino, salvando, por supuesto, las diferencias.

Su construcción tuvo lugar a finales del siglo XIII, según un diseño de Arnolfo di Cambio, siendo su campanario neogótico, sin embargo, obra del arquitecto Bacanni, que lo levantó en 1847 tras la destrucción del anterior en un incendio. La fachada principal también es obra posterior, del siglo XIX.

El interior, con una nave central de casi veinte metros de anchura, merece la pena una visita detenida. Conserva los sepulcros de importantes personajes de la historia, la literatura, la ciencia y el arte italiano, tales como Maquiavelo, Galileo Galilei, Vasari y, por supuesto, el florentino más famoso: Miguel Ángel.

Alberga hermosos frescos, retablos de altar, esculturas y vitrales, obras maestras de grandes artistas. Giotto, Brunelleschi, Donatello y Antonio Canova son algunos de los muchos artistas que contribuyeron a hacer de esta iglesia una de la más bonitas de Florencia y de Italia.

Como curiosidad hay que decir que la visión de este templo fue la que le produjo a Stendhal los ya famosos síntomas del desde entonces llamado Síndrome de Stendhal: vértigo, sensación de confusión, taquicardia, etc. que, se supone, se producen ante la sobreexposición al arte y la belleza. El conocido escritor francés lo narró asi: «Había llegado a ese punto de emoción en el que se encuentran las sensaciones celestes dadas por las Bellas Artes y los sentimientos apasionados. Saliendo de Santa Croce, me latía el corazón, la vida estaba agotada en mí, andaba con miedo a caerme».

Esperamos que el visitante de hoy en día no llegue a tal punto ni se sienta enfermar al contemplar Santa Croce, pero desde luego sí que debe dedicar un tiempo de su visita a Florencia a recorrer el interior del templo y a maravillarse con su espléndido exterior.

– Información práctica:

  • Dirección: Piazza Santa Croce, Florencia
  • Horario: Lunes a sábado de 9.30 a 17.30 h. Domingos de 13.00 a 17.30 h.
  • Entrada: 4 € (incluye visita al Museo de Santa Croce).
  • Se puede llegar con el bus nº 14 o con el 23.

-Artículos relacionados:

Foto Vía: www.edstephan.org

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Florencia



Deja tu comentario