- Sobre Italia - https://sobreitalia.com -

Vino Lambrusco en la cocina italiana

El Lambrusco de Módena se ha convertido, relativamente en poco tiempo, en uno de los vinos más populares y famosos no sólo de Módena, cuna de este vino, sino de toda Italia y un vino muy consumido en otros muchos países. Probablemente ésto sea debido a características como que son unos vinos jóvenes, espumeantes, frescos, fáciles de beber y de un gusto tan agradable que suelen gustar a todo el mundo.

La combinación de lambrusco y gastronomía italiana alcanza casi la perfección. Una combinación que podría comenzar con la pizza, el plato más famoso del país.

Las tres variedades existentes de Lambrusco de Módena que cuentan con la Denominación de Origen pueden utilizarse como acompañamiento de una gran variedad de platos de la cocina italiana, sin embargo, dado que a pesar de tratarse del mismo vino poseen peculiaridades y características propias y diferentes, conviene saber con exactitud que tipo de lambrusco es el apropiado para cada tipo de comida.

Así, por ejemplo, si en sus viajes se encuentra en Italia disfrutando de algún primer plato bien condimentado como cualquier asado o pastas como macarrones al pettine combinaría bien un Lambrusco Grasparossa de Castelvetro. Un vino que además puede ser perfecto para acompañar algunas delicias de la repostería italiana.

El Lambrusco de Sorbara es buen compañero de todo tipo de pastas rellenas por su acidez elevada y de otros platos como los risottos.

Y, por último, el Lambrusco Salamino de Santa Croce al tener un sabor más seco y algo dulce podría tomarse junto con cualquier tipo de entremeses como el jamón, platos elaborados con queso como el parmesano o algunos tipos de lasañas y algunas carnes sobre todo blancas.

Es importante tener en cuenta también, al margen de las tres variedades de Lambrusco con DOC, los tipos de lambrusco blanco, tinto, el más consumido en Italia, y rosado a la hora de elegir este vino en una comida.
Como suele ser habitual los blancos combinan mejor con los pescados o aperitivos, los tintos sobre todo con las carnes y primeros como las sopas y los rosados con algunos tipos de pescado, pastas o pizzas.

Pero este tipo de vinos no son sólo utilizados para acompañar una buena comida, sino que hay quienes recomiendan utilizarlo en aquellas recetas que cuentan con un vasito de vino entre sus ingredientes y aseguran que dan un toque especial a ciertas comidas.

Foto vía Flickr