- Sobre Italia - https://sobreitalia.com -

Iglesia de San Ignacio de Loyola en Roma

Construida en 1626 y dedicada a San Ignacio de Loyola, fundador de la Compañía de Jesús, la Iglesia de San Ignacio en Roma posee una de las decoraciones más exquisitas de la Italia barroca: las pinturas de techo.

La iglesia de San Ignacio de Loyola es una gran nave única con capillas laterales, cubierta con una bóveda de cañón pintada con una arquitectura que prolonga los lados de los muros y crea una ilusión de abertura, donde se ve una escena en el cielo.

La arquitectura es sumamente rica, con entrantes y salientes, planteada para crear la ilusión de un hueco. La escena está relacionada con San Ignacio, que aparece en el centro de la composición. Sobre él aparece la figura de Cristo, y más arriba Dios padre y el espíritu Santo. Desde Cristo surge un haz de luz que se dirige al corazón del santo, que se refleja e irradia hacia los ángulos, donde las alegorías de los continentes sirven para exaltar la transmisión de la palabra divina por medio de las misiones.

También se puede ver la figura de San Francisco Javier, misionero en Asia, que aparece mirando hacia la personificación del continente. Las representaciones de los continentes están codificadas por diferentes medios: en 1593 se publica la Iconografía de Ripa que plantea un repertorio de representaciones alegóricas.

Andrea Pozzo fue el encargado de esta obra maestra. Escogió como título El papel de San Ignacio en la expansión del nombre de Dios por el mundo. Las imágenes están relacionadas con el fuego y la luz, algo que se repiten en toda la iglesia, tanto en forma de antorchas como en flechas de fuego en los diversos frescos. Esto se debe a la iconografía de Ignacio, el fuego y la luz, inspirado en el texto de San Lucas.

Pozzo y su taller planificaron una serie de artilugios que implicaron un manejo especial de la perspectiva, ya que se trata de una superficie. Para transportar los cartones para pintar al fresco, se trazó una cuadrícula de hilo y alambre desde las cornisas, y se colocó un foco de luz en el suelo para proyectarla, desde el punto de vista privilegiado. Esto sirvió para hacer el pasaje cuadro por cuadro de las figuras.

La Iglesia de San Ignacio de Loyola tiene muchísimo para dejarnos boquiabierta. Su austero exterior parece contradecirse con la exquisitez y el barroquismo de su interior, que encandila los ojos y el alma cuando nos enfrentamos antes tanta belleza.

Información práctica sobre la Iglesia de San Ignacio de Loyola

· Dirección: Via del Caravita 8, Roma
· Horario: de 7.30 a 12.30 y 15 a 19.15 hrs.
· Sitio web: www.chiesasantignazio.org

Foto vía: wikimedia