- Sobre Italia - https://sobreitalia.com -

Las tumbas de Sforza y Basso della Rovere

En 1507 se estaban realizando trabajos de remodelación del coro de la basílica de Santa María del Popolo en Roma a cargo del arquitecto Bramante. Aprovechando la situación, el papa Julio II encomendó al artista Andrea Sansovino la realización de dos monumentos sepulcrales para los cardenales Ascanio Sforza, fallecido en 1505, y para Girolamo Basso della Rovere, primo del papa, muerto en 1507. Ambas tumbas establecieron una tipología del Alto Renacimiento.

Las tumbas de los cardenales Ascanio Sforza y Girolamo Basso della Rovere son monumentos parietales gemelos y enfrentados, ubicados en la cabecera de la basílica. Su antecedente es la tumba de Leonardo Bruni de Rossellino y su diseño arquitectónico se atribuye a Bramante. La composición, más grande y compleja, rige la organización de todo el conjunto según el principio de simetría, lo que establece una división en sectores verticales o calles y en niveles, separadas por resaltes. La zona central, más ancha y elevada, y de mayor profundidad, está elaborada sobre la idea del arco de triunfo.

En cuanto a la decoración escultórica (de bulto y relieves) encontramos diferentes niveles: en el sector central vemos el epitafio en el basamento, la figura reclinada del difunto, con la cabeza apoyada sobre su mano (tipo de figura que aparece por primera vez en Italia); la Virgen con el Niño, en un tondo en relieve ubicado en el luneto, y la figura de Dios Padre en actitud de bendecir, flanqueado por dos acólitos, como coronamiento.

En los sectores laterales, más angostos y de menor altura, flanqueados por semicolumnas hay nichos de medio punto, poco profundos, con veneras: figuras de Virtudes de pie, la Justicia (izquierda) y la Prudencia (derecha) en la Tumba Sforza; la Fortaleza (izquierda) y la Templanza (derecha) en la Tumba Basso della Rovere. Sobre el entablamento están las Virtudes sedentes, entre candeleros que continúan la línea de las columnas del nivel inferior, la Fe (izquierda) y Esperanza (derecha) (en ambas tumbas).

Los componentes arquitectónicos reciben una rica ornamentación con motivos clásicos, delicadamente tallada en relieve, según la tradición establecida en Roma por el lombardo Andrea Bregno. La tumba parietal se desarrolla en una estructura de mayor tamaño y más monumental, incorporando el motivo clásico del arco de triunfo. El conjunto aparece estrictamente contenido dentro de los límites impuestos por la estructura arquitectónica. Se mantiene asimismo adherida al muro en cuanto a su desarrollo espacial, aunque se dinamiza el plano por medio de resaltes y diferencias en la profundidad de las calles.

Las tumbas de Andrea Sansovino establecen un tipo de tumba del Alto Renacimiento, desarrollada en el círculo relacionado con Bramante y Rafael. Este tipo se reitera en ejemplos de las décadas de 1520 y 1530, modificado luego, sobre todo por la influencia que adquieren los diseños de Miguel Ángel para las tumbas de los Médicis.

Si deseas visitar la Basílica de Santa María del Popolo, aquí te dejamos algo de información práctica:

– Lunes a Sábado de 7:00 a 12:00 y de 16:00 a 19:00.

– Domingos de 8:00 a 14:00 y de 16:30 a 19:30.

Foto vía: web gallery of art