El Templete de Bramante

templete-de-bramante

Situado en el claustro de la iglesia de San Pietro in Montorio, en Roma, el templete de Bramante nos espera encajonado y escondido tras una pequeña puerta enrejada.

Se edificó en 1502, durante el alto Renacimiento, en el lugar donde la leyenda supone que fue crucificado San Pedro, puesto que la colina de Gianicolo era sitio habitual para realizar las ejecuciones. Pese a su reducido tamaño, es una obra maestra, de proporciones y elegancia clásicas, llevada a cabo por el arquitecto Donato Bramante por orden del papa Julio II.

Los artistas de la época aspiraban a diseñar edificios de gran monumentalidad, siguiendo el modelo clásico, con grandes espacios interiores. Sin embargo, estas ambiciones artísticas solían chocar con las verdaderas necesidades de los clientes, que no siempre querían financiar tan grandes proyectos. El papa Julio II si que estuvo dispuesto a asumir los costes y encargó a Bramante un proyecto de una nueva basílica de San Pedro, que sin embargo no llegaría a acabar. El San Pedro que observamos hoy en el Vaticano es obra de otros arquitectos que tomaron el relevo y modificaron bastante los planes de Bramante.

Sin embargo, Il tempietto de San Pietro in Montorio sí que se trata de un pequeño pabellón, circular, rodeado por un peristilo de columnas de orden dórico y coronado por una cúpula. También posee un entablamento y una grácil balaustrada encima de la columnata y un tambor con hornacinas justo debajo de la cúpula. Es una obra concebida en términos escultóricos más que arquitectónicos, dadas sus pequeñas dimensiones, su interior reducido y el trabajo exquisito de los elementos clásicos.

El interés de este monumento no viene solo por su armonía y belleza y por el equilibrio compositivo que logró el artista empleando con maestría las proporciones, sino que procede, principalmente, de la osadía que supuso el plantear una iglesia circular, rompiendo con toda la tradición occidental de templos alargados donde los fieles se orientaban hacia el altar mayor.

Pese a que Bramante no será recordado como el constructor de la gran basílica de San Pedro, si que será recordado por su genialidad, expresada en este pequeño templete, delicia para la vista de los que, en sus viajes a este lugar de Roma, suben el Gianicolo para admirarlo.

Información práctica

– Dirección: Piazza San Pietro in Montorio, en la colina de Gianicolo. Hay que ascender un trecho por calles empinadas, pero vale la pena, por el templete y por la vista de Roma que hay desde la plaza. También se puede ir en autobús.

– Horario: de mayo a octubre de 9.30-12.30 y de 16.00-18.00; de noviembre a abril de 9.30-12.30 y de 14.00-16.00.

Foto vía: Educastur

Imprimir

Etiquetas: , ,

Categorias: Roma



Deja tu comentario