Marte en la mitología romana

Marte y Rea Silvia

Al dios Marte se le atribuyen dos posibles orígenes, el primero es la unión entre Júpiter y Juno, y el segundo que nació de Juno, pero sin necesidad de padre. Durante su infancia vivió con los titanes, y fue criado y educado por ellos hasta que finalmente se convirtió en un experto comandante. Su culto no estaba tan extendido ni generalizado como el de otros dioses, siendo principalmente venerado por los romanos y los tracios, quienes le honraban mediante ofrendas animales, siendo los más comunes los caballos, los lobos y los gallos.

Normalmente se le representa como un hombre armado, portador también de casco y escudo, acompañado de tres figuras. Delante de él va la Discordia llevando una antorcha en la mano, a su espalda lleva al Clamor y a la Cólera, que le siguen allá donde vaya. Otros atributos son variables, como sus ropajes (a veces va desnudo, a veces con uniforme) o la barba.

Nos cuenta la leyenda que uno de los hijos de Neptuno llamado Halirrotio trató de forzar a Alcipe, hija de Marte. Dicho episodio terminó en venganza por parte de Marte, quien terminó con la vida de Halirrotio, hecho por el que tuvo que comparecer ante la corte ateniense del aerópago, formada por doce dioses mayores, aunque finalmente se le dio la razón y fue absuelto.

El secreto romance de Marte con Venus, a espaldas de Febo, el amante de ésta, terminó con la expulsión y humillación de Marte por parte de Vulcano (el marido de Venus). El encargado de vigilar que nadie sorprendiese a los amantes se llamaba Alectrion, y como venganza por haberse dejado sorprender, Marte decidió convertirlo en gallo, para que cada amanecer recordase su falta avisando de la salida del sol.

Pero fue otro romance de Marte el que marcó más profundamente su relación con Roma, el que tuvo con Rea Silvia. Se cuenta que Rea era la hija de Numitor, monarca y señor de Alba, y debido a la belleza de la muchacha y el celo de su padre, fue condenada a vivir siempre virgen en el templo de Vesta. Pero Marte logró entrar al templo y de la unión de ambos nacieron Rómulo y Remo, los legendarios fundadores de Roma.

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Mitología y Leyendas



Deja tu comentario