Los Murales de Orgosolo

Murales de Orgosolo

En las montañas de Cerdeña se encuentra el pequeño pueblo de Orgosolo, en la provincia de Nuoro, un lugar que destaca por su afán artístico y su interés por conservar la historia. En los muros de esta pequeña localidad sarda nos encontramos con cerca de 200 murales, realizados por gentes de todos los lugares, y que convierten a Orgosolo en un auténtico museo al aire libre.

Curiosamente, también funciona como un museo, o más bien como un libro de historia, ya que la mayoría de estos murales están dedicados a episodios históricos importantes. El pueblo fue en un tiempo conocido por su pobreza y los bandidos, y sus gentes han vivido prácticamente aisladas del mundo durante mucho tiempo, aunque afortunadamente hoy en día las cosas han cambiado. En sus muros también se habla de la miseria, la injusticia y los abusos de poder, así como de sátiras políticas y sociales.

Los Murales de Orgosolo comenzaron a aparecer allá por los años 60, y los primeros llevaron implícita la marca política de los grupos izquierdistas, así podemos hallar los rostros de Antonio Gramsci (fundador del Partido Comunista Italiano), el Che Guevara e incluso Lenin o Marx.

En otros casos también hay protestas contra la discriminación hacia las mujeres y las desigualdades sociales más acuciantes, y muchas de ellas están dedicadas a denunciar las durísimas condiciones de vida de los que trabajan en el campo.

Además de los murales propiamente dichos, también es posible hallar en este pueblo de Cerdeña y sus alrededores con pinturas sobre otras estructuras, incluso las naturales como rocas pintadas con rostros o manos. Orgosolo es uno de esos lugares únicos, debido tanto a sus connotaciones artísticas como al carácter orgulloso y luchador de sus gentes, que han sabido sobrevivir a un largo periodo de aislamiento.

Foto vía: losviajeros

Imprimir

Categorias: Cerdeña



Deja tu comentario