Mercurio en la Mitología Romana

Mercurio

El dios Mercurio era, en la mitología romana, la deidad del comercio (merx en latín equivale a “mercancía”) y aunque en su mayor parte sus cualidades provienen del dios griego Hermes, originalmente estuvo más ligado al Turms de los estruscos. Fruto de la relación entre Júpiter y Maia Maiestas, Mercurio no formó parte del Panteón Romano hasta principios del siglo III a. C., siendo en sus comienzos una adaptación literal del Hermes griego.

A Mercurio se le suele representar con su calzado provisto de alas (talarias) y su casco (el pétaso), además de portar una vara en la que se entrelazan dos serpientes. Este cetro, conocido como el caduceo, fue un regalo del dios Apolo y hoy en día está íntimamente ligado al emblema de la farmacéutica.

Frecuentemente el dios viajaba acompañado de un gallo, un cordero y una tortuga, símbolos del nuevo día, de la fecundidad y de la música respectivamente. En el caso de la tortuga se debe a que se atribuye a Mercurio el inventar la lira a partir de un caparazón de tortuga vacío.

Debido a su tardía incorporación al Panteón de Roma, Mercurio no contaba con sacerdotes propios, aunque si que poseía su fiesta particular, celebrada el 15 de Mayo y conocida como la Mercuralia. Según nos cuenta la historia de Roma, durante este día de celebración, los mercaderes mojaban sus cabezas con agua de su pozo sagrado, para atraer el éxito y la buenaventura en los futuros negocios.

Con el tiempo, además de su labor como deidad del comercio, también se le atribuyó el ser el mensajero de los dioses, e incluso en la Galia se le consideró como el encargado de llevar las almas de los fallecidos al otro mundo. Ovidio nos dejó escrito que Mercurio era quien transportaba los sueños creados por morfeo hasta los humanos, mientras éstos permanecían dormidos.

Imprimir

Etiquetas: , ,

Categorias: Mitología y Leyendas



Deja tu comentario