Lucca y las murallas inmortales

Lucca

La ciudad de Lucca, en Toscana, se encuentra actualmente sobre el río Serchio y es la capital de la provincia que lleva su mismo nombre. Su larga historia y la arquitectura que guarda sus huellas son las principales atracciones de este encantador destino, cerca del Mar Tirreno.

Lucca es famosa en el mundo entero por contar con una particularidad que la hace única. Son innumerables las ciudades que, durante el Medioevo, protegieron sus territorios del enemigo mediante la edificación de grandes murallas que envolvían a toda la población. Sin embargo, ninguna de ellas se mantuvo intacta hasta la actualidad como lo hizo la fortaleza de Lucca.

Es cierto que la ciudad se expandió más allá de las fronteras y pronto la muralla fue convertida en un paseo que rodea el casco histórico de Lucca. Pese a esto, la totalidad de la construcción conserva su buena salud, y cada una de sus lados fue bordeado con una clase diferente de árbol, que da un aspecto vívido y alegre al paisaje.

La catedral de San Martín es el edificio más importante que se encuentra en el interior de las murallas del siglo XVI. Conocida en italiano como el Duomo di San Marino, este templo católico fue consagrado a San Martín de Tours.

Según cuenta la historia, el templo original fue edificado por San Frediano, durante el siglo VI. Sin embargo, el obispo Anselmo, que más tarde se transformaría en el papa Alejandro II, fue quien ordenó la construcción de una catedral en el año 1063.

Finalmente, fue en el siglo XII que se emprendieron los trabajos para reedificar la iglesia definitiva, que estuvo completa en 1637. El arquitecto Antonio Pardini fue el responsable de darle al templo su apariencia actual. En su interior, se guarda un tesoro de obras cumbre como la Última Cena de Tintoretto y el relieve de la Deposizione, de Nicola Pisano.

Foto Vía: Flickr

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Lucca



Deja tu comentario