La antigua ciudad de Cerveteri

Banditaccia, Cerveteri

Cerveteri es una ciudad ubicada en la provincia de Roma, al norte del Lacio. Fue fundada por los etruscos en el siglo VIII antes de Cristo, junto a las aguas del mar Tirreno. Sólo 42 kilómetros de distancia la separan de la ciudad de Roma, y por ello es una excursión frecuente y muy recomendable para realizar desde allí. Está bien conectada con la capital del país mediante la red de trenes que llegan hasta la estación de Marina di Cerveteri, que también la unen con Civatavecchia, Pisa y Grosseto.

Cerveteri es famosa por su historia de larga data y por las necrópolis etruscas que fueron declaradas Patrimonio de la Humanidad en el año 2004. Forman parte del conjunto compuesto por las provincias de Roma y Viterbo, que también cuenta con construcciones de este tipo en la ciudad de Tarquinia. Se trata de las mejores tumbas etruscas que se han conservado hasta la actualidad, y entre los siglos IX a I antes de Cristo fueron escenario de los ritos funerarios de esta antigua civilización.

La necrópolis de Banditaccia es la correspondiente a la ciudad de Cerveteri, y cuenta con miles de tumbas distribuidas entre calles y plazas que imitan la disposición de las construcciones de la localidad. Las hay excavadas en la piedra con forma de zanjas, chozas e incluso casas, ya que incluían en ella numerosos elementos arquitectónicos, lo que convierte a este cementerio en un ejemplo de arquitectura residencial etrusca.

Algunas de las tumbas más importantes son la Tomba dei Capitelli, datada en el siglo VI, que fue esculpida en piedra volcánica; la Tomba dei Rilievi, que muestra imágenes en relieve de objetos cotidianos; la Tomba degli Scudi e delle Sedie, en la que se tallaron sillas y escudos para decorar los muros internos.

En estas tumbas se hallaron numerosas piezas de gran valor histórico que se conservan en buena parte en el Museo Nacional de Cerveteri, y en menor medida en algunos de los Museos Vaticanos.

Foto Vía: Iconoclasm

Imprimir

Etiquetas: , ,

Categorias: Roma



Deja tu comentario