El placer de una taza de café italiano

Tomando un café en Italia

Si uno hablar de Italia no puede dejar de pensar en las pizzas, en los helados, pero también en el café. Son elementos, que en el imaginario popular, van siempre de la mano. Nada mejor que sentarse en una piazza (plaza) a disfrutar una taza del mejor café italiano.

El café italiano ha logrado tal alcance mundial por su exportación, que probablemente Starbucks no existiría si no fuera por este. Si bien el origen del café no es Italia, esta nación logró, frente a las demás, consolidar una fuerte tradición cafetalera. Italia se ha convertido en la cuna de los aficionados al café, quienes podrían tolerar cualquier cosa antes que les sirvan un mal café el cualquier establecimiento comercial.

Si bien Italia es conocida por sus miles de platos de las mejores pastas, muchas veces la comida está en función de la taza de café, por lo que existe una variedad de bocadillos diseñados casi especialmente para acompañar a esta bebida, como por la costratta.

Muchos aficionados a los viajes y a esta bebida coinciden al decir que el café sabe diferente en Italia, y que sabe mucho mejor que en cualquier otro país. No basta con consumir esta bebida en cualquier lugar, sino que hay que hacerlo donde realmente sepan prepararlo, con todos los detalles que hacen falta.

Una de la forma de beber café en Italia, es en muy pequeñas dosis, que contienen un café muy concentrado, atractivo por su intenso aroma. Además de su extraordinario sabor, el café conseguido en las ciudades italianas, tiene también un menor precio. En la ciudad de Milán, por ejemplo, se puede conseguir una magnífica taza de café, auténtico y aromático, por tan solo 0,85 €, siendo acompañado por un pan brioche, otra de las delicias que ofrece la culinaria italiana, que tampoco supera el euro.

Uno de los secretos para que los italianos tengan tan buen café, está definitivamente en la calidad de su grano. Usualmente cosechar un gran café no es tan difícil, como el posterior  del tostado. Si el proceso es cuidadoso y es el adecuado, definitivamente resultará en un exitoso grano, tostado para convertirse en un gran café.

Así que si están de paso por tierras italianas, no se olviden de beber una taza de café, pues es un placer culinario, que probablemente no podrán encontrar en otra ciudad europea. Disfrutar de una buena taza de café frente a los maravillosos paisajes italianos, es una experiencia que puede revitalizar a muchos.

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Gastronomía



Comentarios (2)

  1. Luis dice:

    En italia no crece ni se siembra café. A italia se le deben las barras de café espresso y el tostado.

  2. ADRIANA dice:

    Si alguien de Ustedes me ayuda, desearia saber cul es el comportamiento del consumidor de cafe en ITALIA.
    gracias

Deja tu comentario