El misterioso Templo de los Dioscuros

Templo de los Dioscuros

El Templo de los Dioscuros se encuentra dentro del visitado Foro Romano en la bella y antigua ciudad de Roma dentro de la magnífica y siempre mágica Italia.

Este, en su época un importante templo del que hoy solo quedan algunos restos, estaba dedicado a los dioses Cástor y Pólux, el cual era también llamado Polideuco. El culto a estas deidades tiene su origen en Grecia, aunque se introdujo en la ciudad de Roma en el siglo V a.C.

Hay una leyenda entorno a ellos que cuenta que durante una gran batalla entre romanos y latinos, la cual tuvo lugar en el Lago Regilo en el año 499, se aparecieron dos extraños caballeros que condujeron a los romanos a la victoria. Por lo que, el pueblo les reconoció como los llamados Dióscuros y se levanto este templo en su honor.

Este bello templo fue, por tanto, construido en el siglo V a.C. y más tarde, fue restaurado por Tiberio, en los primeros años del siglo I d.C.. En la antigüedad, todo el templo tenía un estilo dórico períptero y poseía una planta muy similar al templo de la Concordia. Además, este templo fue el lugar donde se reunía el senado en numerosas ocasiones.

En la actualidad, solo podréis ver de él, las tres columnas corintias que aún se mantienen en pie, siendo estas, una reconstrucción realizada en el siglo XIX convirtiéndose así, en un símbolo de los restos de Agrigento. Estas columnas situadas muy cerca del templo de Zeus, poseen una altura total de 12 metros.

En este templo como en todos los demás, todavía podréis ver las marcas que dejaron los incendios provocados por los cartagineses en el año 406 a. C.

Una ruina más del famoso Foro Romano que contiene una historia muy curiosa y llena de misterio, lo que le hace destacar de las demás y os hará preguntaros, que es lo que sucedió bajo sus paredes y que le llevo a los romanos a construir este precioso templo en aquel lugar y bajo ese nombre.

Información útil:

Dirección: Largo Romolo e Remo, 5/6, Via del Foro Romano, Roma, Italia.

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Roma



Deja tu comentario