El David de Miguel Angel, arte y belleza

David de Miguel Angel

Florencia fue históricamente una pequeña república que se jactó y enorgulleció durante siglos del valor que siempre había mostrado para enfrentarse a las grandes repúblicas italianas. Pero también es una ciudad que se muestra orgullosa de su propia belleza. Sabe del arte que atesora, y es conocedora de que todos esos tesoros son los que le aportan esa dosis de clase y elegancia propia de una ciudad que ha visto nacer a tantos grandes artistas.

Valor y belleza, dos cualidades de las que pudo presumir David, aquel mítico rey de Israel que un buen día hubo de enfrentarse a Goliath para salvar a su pueblo de la esclavitud. Pequeño como era, pero no falto de valor, fue el único capaz de enfrentarse en combate a aquel gigante. Cogió de su zurrón una piedra, la puso en su honda, y con arrojo, la lanzó directamente a la frente de su oponente, que cayó fulminado. La prestancia con la que cogió la espada y le cortó la cabeza al gigante Goliath le valió entrar en la leyenda como ejemplo del valor y de la capacidad para luchar contra fines que parecen imposibles.

Quizás por eso Florencia se ha sentido siempre tan unida a esta mítica figura. Porque quiso verse reflejada en la escultural figura de un rey que sirvió como ejemplo de sus propias cualidades.

Sin embargo, quiso la casualidad que aquel tremendo bloque de mármol que durante muchos años permaneció oculto y sin tallar, se transformara en lo que hoy es la más conocida y emblemática obra escultórica del mundo. Los Medici acababan de caer en Florencia; el papa Borgia dirigía la Iglesia como Alejandro VI, y la Iglesia Santa María del Fiori precisaba de una colosal estatua de mármol que representara a algún profeta de la antigüedad. Agostino di Duccio fue el elegido para tallar aquel inmenso mármol en el año 1460, pero su sistema de vaciado de la roca fue tan desastroso que dejó el enorme mármol prácticamente inservible. Y la idea se abandonó.

Muchos años después, ya en el siglo XVI, Sansovino, el genial Leonardo Da Vinci y Miguel Angel, fueron los primeros candidatos para recomenzar la obra. El nombre y el historial que precedía a los dos últimos dejaron sin oportunidades al primero. Tanto Da Vinci que había trabajado para los Sforza en Milán, como Miguel Angel que lo hizo para Roma construyendo la Pietá, tenían argumentos suficientes como para hacerse con la obra. Sin embargo, fue el propio Miguel Angel Buonarrotti el que se encargó de despejar dudas cuando se comprometió a no tener que utilizar más que aquel bloque de mármol asegurando que lo haría tallando la colosal figura en una sola pieza, algo inaudito hasta entonces.

Desde el 13 de septiembre de 1501 en que comenzó este David hasta mayo de 1504 en que la presentó, Miguel Angel prácticamente estuvo encerrado a solas con “su” David.

David de Miguel Angel

La Historia cuenta que el emplazamiento inicial de este David fue muy problemático, y es que si bien se había elegido la bellísima Piazza de la Signora para exponerla, lo cierto es que políticamente supuso un problema saber en que dirección orientarla.

Florencia había tenido problemas con Pisa, y ponerla en aquella dirección podía hacer pensar que Florencia quería invadir a la pequeña localidad cercana; sin embargo, ponerla mirando a Roma adonde los Medici, expulsados de Florencia, se les había dado cobijo, podría suponer despecho contra los romanos. Se eligió esta dirección, pero desde luego, aquella mirada penetrante y tan real del David de Miguel Angel causó no pocos problemas que la llevaron incluso a ser apedreada por los florentinos en su camino a la Plaza de la Señora. Pocos años tardaron, sin embargo, en quererla y respetarla como su obra más representativa.

Hoy día todos podemos admirar esta colosal estatua en el Museo de la Galería de la Academia.

Información práctica del Museo de la Academia

  • Dirección: Via Ricasoli, 58-60 – Florencia
  • Horarios: martes a domingo de 8.15 a 18.50 hs.
  • Visitas guiadas de una hora. De martes a domingo de abril a octubre inclusive; de martes a jueves y sábado de noviembre a marzo inclusive. Horario: 11.15 hs.

Sigue leyendo en:

El Duomo de Florencia

La Torre de Pisa

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Florencia



Comentarios (1)

  1. Dante dice:

    Mi amore. Aqui hay un poco de historia del David. Mi David entrañable

Deja tu comentario