El Neptuno florentino, la fuente de la discordia

Estatua de Neptuno

El siglo XVI fue un período de gran florecimiento en el arte escultórico de fuentes privadas y urbanas. La Plaza de la Señoría de Florencia está habitada por obras de arte y entre estas se ubica la gran Fuente de Neptuno. Su intrincada historia incluye disputas por un gran bloque de mármol y la competencia de los mejores artistas italianos del Cinquecento para su realización.

A mediado del siglo XVI, el duque Cosme I de Médici le encargó a Baccio Bandinelli una fuente que sobrepasara a todas las demás, no sólo a las contemporáneas, sino aún a las de los griegos y romanos. Bandinelli presentó varios modelos, pero el proyecto permaneció sin ejecución hasta 1559, año en que el propietario del bloque de mármol que se utilizaría vino de Carrara y exigió que se le pagara la suma que se le debía. Mientras tanto, Benvenuto Cellini y Bartolomeo Ammanati, al saber que el duque había ordenado a Giorgio Vasari adquirir ese bloque, y no se había aún decidido en favor de Bandinello, suplicaron a Su Excelencia que les permitiera entrar en competencia con éste y conceder el mármol a quien hiciera el modelo más bello.

El duque aceptó la competecia y Bandinelli ejecutó varios modelos con todo el cuidado imaginable; pero, fiel a sus costumbres intrigantes, obtuvo la dirección del transporte del bloque a Florencia. Desde que llegó a Carrara, achicó malamente ese mármol, de suerte que impidió que se hiciera una obra tan grande como se esperaba. Sin embargo, gracias a la protección de la duquesa, el bloque se le adjudicó a Baccio, que construyó, bajo la Loggia de la plaza, un taller para recibirlo.

Después de la muerte de Bandinelli, el bloque excitó querellas más vivas que nunca. Cellini quería que el duque se lo diera; por otro lado, Ammanati, en su calidad de escultor experimentado en la talla del mármol, juzgaba que la obra debía serle adjudicada. Envió un pequeño modelo en cera a Miguel Ángel para que diera su opinión y convenciera al duque de adjudicarle el mármol; mientras que Su Excelencia ordenó que se cerrara una arcada de la Loggia, y se comenzara un modelo del tamaño que permitía el bloque.

Ante esta noticia, Cellini, furioso, corrió a decirle al duque que no podía sufrir que su talento fuera derrotado por un hombre que no valía, y que él pedía hacer un modelo para competir con Ammanati. Giambologna y Vincenzo Danti también quisieron competir, no para obtener el mármol, sino para mostrar su audacia y su talento. Si embargo el ganador fue Ammanati, aunque Giambologna, no siendo suficientemente conocido por sus obras en mármol, fue muy elogiado y el propio duque fue él mismo a ver su modelo, ya que, según se decía, había sido el mejor de todos.

Para 1565 se comenzaron los preparativos para colocar la gran Fuente de Neptuno, la cual analizaremos en el próximo artículo. ¡No se lo pierdan!

Foto vía: wikimedia

Imprimir

Etiquetas: , , , , ,

Categorias: Arte y Cultura, Florencia



Deja tu comentario