El Cementerio Monumental de Staglieno, en Génova

Cementerio Genova

Aunque muchos no lo compartáis, lo cierto es que el necroturismo está de moda. No podemos negar que algunos camposantos son realmente impresionantes. Un ejemplo de belleza escultural que muchos saben apreciar.

En Italia también encontramos cementerios monumentales, por ejemplo el Cementerio Monumental de Staglieno, en Génova. Ubicado en una colina de la ciudad, este lugar es famoso por poseer preciosas esculturas, siendo además uno de los cementerios más grandes de toda Europa, más de un kilómetros cuadrado de superficie.

Fue inaugurado en 1851. Para conocer su historia y entender su belleza,  hay que señalar que durante esta época, Génova era una ciudad bastante importante. Un centro económico y cultural del país que atraía a grandes fortunas.

Estas grandes fortunas, además de realizar bastantes aportaciones arquitectónicas a la ciudad para poder demostrar su poder adquisitivo y sus refinados gustos, comenzaron a extender esta afición a este cementerio. Así, las principales familias de la ciudad comenzaron a competir entre ellas para ver quienes lograban crear los panteones y sepulcros más hermosos. Esta especie de lucha atrajo la mano de obra de artistas como Leonardo Bistolfi, Augusto Rivalta o Giulio Monteverde.

Entre sus tumbas podemos encontrar figuras bastante importantes, como pueda ser uno de los padres de la patria italiana, el Presidente dl Consejo Ferruccio Parri. También descansa aquí el compositor del himno de Italia, Michele Novaro, la mujer de Oscar Wilde o el pintor Federico Sirigu y el poeta Edoardo Sanguineti, entre muchos otros.

La belleza del conjunto de este camposanto ha conseguido que se considere un auténtico museo al aire libre. Un gran museo en el que los turistas pueden observar estatuas funerarias, capillas y panteones que además muestran diferentes estilos arquitectónicos. Sin duda uno de los cementerios más hermosos de toda Europa que bien merece nuestra visita si pasamos unos días en esta ciudad italiana.

Como dato anecdótico, cabe destacar que aunque el cementerio estaba reservado a las personas más pudientes de la ciudad, existe una famosa leyenda genovesa que habla de Caterina Campodonico, una humilde comerciante de frutos secos que pertenecía a una familia más humilde aun. Esta mujer, durante su vida, logró ahorrar el dinero suficiente para poder ser enterrada en este cementerio, consiguiendo así ordenar esculpir una preciosa escultura en su sepulcro.

Foto vía: Kiara Valentine

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Genova



Deja tu comentario