El lupanar de Pompeya

Lupanar de Pompeya

Si hay un lugar especial en Italia es Pompeya. En la Antigua Roma, fue una ciudad floreciente, cercana a la actual Nápoles. Los restos de la antigua ciudad, que fue enterrada por la violenta erupción del Vesubio el 24 de agosto del año 79 d. C. son uno de los lugares más emblemáticos de Italia. La visita a Pompeya es impresionante, realmente espectacular.

Hay muchos detalles que podríamos comentar, pero sin duda uno de los más curiosos, y el que más llama la atención de muchos de los turistas es el antiguo burdel.

Estuvo cerrado algún tiempo, y volvió a abrirse en octubre de 2006. Se puede reconocer fácilmente por la gran cantidad de gente que hay siempre visitándolo. Lo cierto es que no quieren perderse el lupanar, que se ha convertido en uno de los testimonios más interesantes de la vida sexual en la época.

La prostitución no estaba prohibida en la época, por lo que estos edificios no eran extraños. Este en concreto se descubrió en 1862, en la zona más antigua de la ciudad. Se encuentra en la intersección de dos calles secundarias, y no es difícil de localizar, teniendo en cuenta que está cerca de los baños, las tabernas y las posadas.

Al entrar, suele haber algún guía indicando que hay que entrar en grupos pequeños, ya que no es demasiado grande. Una de las cosas que más llaman la atención al entrar, son las escenas eróticas que hay pintadas encima de las puertas de las habitaciones, y que indicaban la especialidad que se hacía en cada cuarto.

También resulta curioso ver las camas, de ladrillo, que están pegadas a las paredes. Un detalle muy interesante son las inscripciones en las paredes de las chicas y los clientes, de lo más variado, pero que parecen las que podríamos encontrar en la puerta de cualquier baño actual.

Hay un piso superior con otras cinco habitaciones, desde las que se supone que las mujeres llamaban a los hombres que paseaban por la calle. Quizá los clientes de clase más elevada tenían acceso a la planta superior.

Sin duda, la visita al lupanar es realmente curiosa, y nos permite conocer más costumbres de la vida cotidiana de los antiguos romanos.

Imprimir

Etiquetas: , ,

Categorias: Napoles



Deja tu comentario