La plaza del Campidoglio

plaza del campidoglio

Un paseo por las calles de Roma, la ciudad eterna, nos conducirá casi con toda seguridad a alguna de sus plazas. Y entre ellas, destaca la Plaza del Campidoglio, que está situada en la cima sobre la colina del Capitolio en Roma.

La historia de la plaza nos da idea de su grandiosidad y la belleza de todos sus rincones. Fue proyectada nada más y nada menos que por el gran Miguel Ángel, que no dejó ningún detalle a la improvisación: diseñó incluso la pavimentación de la plaza.

Si nos fijamos bien, podemos ver que tiene forma trapezoidal, y esto no es ninguna casualidad. Estaba perfectamente estudiado por Miguel Ángel, y tiene la función de expandir la perspectiva hacia el foco visual, que es el Palazzo Senatorio.

El encargo de la reforma de esta plaza lo hizo el papa Pablo III. Miguel Ángel se puso a trabajar y cambió mucho la plaza, de hecho, la hizo volverse hacia la Basílica de San Pedro, en lugar de hacia el Foro Romano. También proyectó la escalinata de la Cordonata, construyó el Palacio Nuevo, rediseñó el Palacio de los Conservadores y lo armonizó con el Palazzo Senatorio, añadiendo a este una nueva escalinata.

Además, se llevó la estatua ecuestre de Marco Aurelio, que estaba en la plaza de San Juan de Letrán (actualmente hay una copia, la original está en los Museos Capitolinos) para colocarla en el centro de la plaza.

Pero lamentablemente, Miguel Ángel no pudo ver acabada más que la escalinata que servía para llegar al Palazzo Senatorio. Después, se completaron según el proyecto original. En la Cordonata destacan varias obras escultóricas, dos leones en la base, la estatua de Cola di Rienzo; estatuas de los dioscuros Cástor y Pólux, dos trofeos de armas marmóreos, llamados I Trofei di Mario…

Una curiosidad: en el reverso de las monedas de cincuenta céntimos de euro que se acuñan en Italia aparece la pavimentación geométrica de la plaza y la estatua ecuestre de Marco Aurelio.

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Roma



Deja tu comentario