Crespi d’Adda, Patrimonio de la Humanidad

Crespi d'Adda, Patrimonio de la Humanidad

Italia es un país que contiene un amplio listado de lugares de interés declarados como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Pues bien, en este caso os dedicaremos a pasear por otro de los centros turísticos pertenecientes a esta lista.

Se trata del pueblito obrero o de los trabajadores modelo correspondiente al siglo XIX llamado Crespi d’Adda, el cual es una fracción del municipio de Capriate San Gervasio, en la provincia de Bérgamo, Lombardía.

Haciendo memoria a su historia, os comento que tanto la fábrica como el barrio entero se construyeron de la mano de la familia Crespi en la última parte del siglo XIX, con el objetivo de asentar su fábrica de algodón en el primer período de la industrialización en Italia, y la fundación del mismo fue en el año 1878.

La idea principal era cubrir las principales necesidades de los trabajadores, dando seguridad tanto en el interior de la fábrica, como en el exterior de la misma. Por eso mismo, se les proporcionaba una casita humilde y además, servicios como una iglesia, un cementerio, un hospital, un centro comunitario, baños públicos, estación de bomberos, estructuras comunitarias y una escuela a donde puedan ir los más pequeños a capacitarse.

Sin embargo, hacia fines de los años 1920, este pueblito obrero decayó como consecuencia de la bancarrota de los propietarios del mismo y también por diversas transformaciones que se fueron sucediendo tales como la mano de obra extranjera barata, la generación de energía a escalas inmensas y mejor transporte. ¿Qué sucedió? Pues la fábrica de algodón tuvo que cerrar en el año 2004.

Y en lo que respecta a estos últimos años, a principios de los años 90, Capriate solicitó nuevas construcciones en el área del barrio obrero, pero la asociación cultural local se opuso ya que consideraban que el pueblo debía conservar su valor excepcional y por ende, propuso incluirlo en el listado de Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO. Esto hizo que la administración de Capriate no emprendiera ningún tipo de planificación y apoyó la idea de la asociación cultural.

Hoy en día, si visitáis Crespi d’Adda, podéis observar que está habitado por una pequeña comunidad de descendientes de los primeros trabajadores que vivieron allí.

Foto: wayfaring

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Sin categoría



Deja tu comentario