Las ciudades tardobarrocas del valle de Noto, Sicilia

Ragusa

Resulta paradójico que el destino de hoy, las ciudades del valle de Noto, en Sicilia, deban su majestuosidad y belleza a un hecho tan luctuoso como un terremoto. Sin ir más lejos, un terrible seísmo acaecido en 1693 no sólo destruyó toda la región, sino que también se cobró la vida de 100.000 personas.

La tragedia obligó a la reconstrucción de las localidades dañadas, lo que dio paso a magníficos conjuntos arquitectónicos que, en el 2002, fueron declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, debido a su innegable valor artístico.

Los trabajos tuvieron como escenario las ocho ciudades del valle, sitas junto a Catania, capital de la provincia: Caltagirone, Miltello in Val di Catania, Modica, Noto, Palazzolo Acreidi, Ragusa (en la imagen) y Scicli. En apenas unas décadas, la devastación más absoluta cedió el testigo a un generoso abanico de arquitectura tardobarroca, quizá uno de los más significativos de Europa y, si cabe, del mundo.

Además de destacar por una innegable calidad artística y artesanal, las labores constructivas sirvieron para alumbrar nuevas formas de urbanismo y para perfilar el trazado y la fisonomía de las poblaciones típicas de la región. A pesar de que todas estas ciudades destilan en la actualidad una clara atmósfera de dejadez y decadencia, fruto de de las dificultades económicas que atenazan Sicilia, lo cierto es que ninguna de ellas ha perdido su aire señorial de antaño.

De manera más específica, uno de los lugares más recomendables es la ciudad de Noto, donde se despliegan interesantísimos edificios barrocos, como la iglesia y el convento de San Francisco y la Inmaculada.

Asimismo, tampoco hay que pasar por alto Caltagirone, donde descuella la escalinata recubierta de cerámica de Santa María del Monte, o Ragusa, donde no hay que perderse el casco antiguo de Ibla, la iglesia de San José (en Piazza Pola) o la catedral de San Jorge, erigida en 1744 por Gagliardi.  Mención aparte merece el sugerente jardín Ibleo, del siglo XIX, o las increíbles vistas sobre el valle del Noto. Para disfrutar de las mismas, nada mejor que desplazarse hasta la Via del Mercato.

Foto vía: M. Bottino

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Sicilia



Deja tu comentario