Isla Caprera, Archipiélago de la Magdalena

Caprera

Caprera es una Isla situada al norte de Cerdeña, en el conocido como archipiélago de la Magdalena, islas que conforman un parque protegido. Se trata de una pintoresca isla de unos 16 m2 con relieve un tanto complicado y unas playas casi vírgenes que nos dejarán sin aliento.

La cima más alta de esta isla es el Monte Teialone, con unos 212 m. y al visitarla, debemos saber que estamos en la segunda isla más grande de este archipiélago italiano tras Maddalena, la cual está realmente próxima. Tan cercana se encuentra, que podemos llegar sin problemas de una a otra en una pequeña embarcación. Pero además, cabe destacar que ambas están unidas por un puente de 600 m, algo que facilita muchísimo la visita de estas dos joyas italianas, paraíso también de aquellos que disfruten del buceo.

Si bien es cierto que es la segunda en cuanto a extensión, en belleza podría ser perfectamente la primera; y es que la Isla Caprera cuenta con una belleza paisajística arrebatadora, con acantilados, playas y una riqueza vegetativa excepcional, con pinos, encinas, enebros y maquias por doquier.

En el noreste de la isla podremos disfrutar de acantilados espectaculares que se adentrar intensamente en el mar. Es justamente por esa zona donde encontramos una de las calas más admiradas, la Cala Coticcio.

Encontramos otras playas como cala napoletana y caprarese, la serena y la isola degli Italiani, junto a la cala di Garibaldi. No obstante, hay que saber que las playas de la ozna este son menos accesibles, aunque cuenta con pequeños resquicios de arena en los que poder tomar el sol si nos acercamos con un barco.

En 1981 la isla pasó de estar controlada por los militares a convertirse en reserva natural, aun así, cuenta con lugares interesantes e históricos, como por ejemplo la casa y tumba de Garibaldi, el hombre que consiguió la unificación de Italia en 1860.

La casa, construida por él mismo, tiene vistas al mar. El lugar en el que Garibaldi pasaría la etapa final de su vida, después de la muerte de su amada Anita.

En su interior encontramos un sinfín de muebles y objetos personales del general, todos ellos dispuestos como él mismo los dejó tras su muerte en 1882. Sin duda una parte del pasado de toda Italia que merece la pena visitar.

Otros artículos relacionados:

Foto vía: Lino M

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Cerdeña



Deja tu comentario