La Piedad de Annibale Carracci

Pietà de Carracci

Nápoles es una ciudad con muchos atractivos culturales. Uno de ellos lo constituye el Museo y Galería nacional de Capodimonte, que alberga una importante colección pictórica con obras de autores italianos tales como Botticelli, Bellini, Caravaggio, Tiziano, Masaccio o Annibale Carracci. Pero también cuenta con pintores extranjeros como Brueghel y Goya. Es por tanto una cita que no puede faltar en tu viaje a esta ciudad de la Campania.

Un cuadro que destaca es la Piedad de Carracci. Fue pintado en 1599-1600, en pleno barroco italiano, cuando los artistas buscaban nuevas formas de expresión alejadas del artificioso manierismo. Tanto Carracci como Caravaggio vieron la salida al problema en el tratamiento de la luz, si bien cada uno tomó un camino muy diferente.

Carracci se vio muy influenciado por las obras de Rafael y buscó plasmar en sus cuadros esa belleza clásica, que podemos observar fácilmente en los rostros de la Virgen y de Cristo de su Pietà. Este último parece estar durmiendo más bien que muerto. Al contrario que los manieristas, buscó la sencillez y la belleza y tomó lo mejor de los pintores del pasado.

Es por ello que este cuadro nos parece tan armónico y con una composición tan sencilla como cualquier pintura renacentista. Sin embargo, si que hay algo novedoso que ni se planteaba en el Renacimiento, y es la forma de hacer caer la luz sobre los cuerpos.

La manera de provocar emociones gracias a los efectos de luz es algo totalmente barroco, resaltando los elementos que el autor quiere para hacer más dramática la escena: los dos rostros y el cuerpo exánime de Cristo reciben la luz directamente, mientras que el fondo está completamente oscuro y dos querubines juguetones permanecen entre luz y sombra.

Era un cuadro pensado para estar en un altar por lo que su objetivo era despertar la piedad y la devoción, de ahí esa utilización de la luz.

Caravaggio, por ejemplo siguió en sus obras un objetivo muy diferente, por ello es por lo que, pese a ser un maestro también en el uso de la luz, siguió una linea opuesta a Carracci. No buscaba la belleza clásica ni ninguna otra, sino la verdad, aunque implicase fealdad.

– Información práctica:

– Artículos relacionados:

Foto Vía: reproarte

Imprimir

Etiquetas: , , , ,

Categorias: Arte y Cultura, Napoles



Deja tu comentario