Basilica de San Vital de Ravenna

Basilica de San Vital de Ravenna

La Basílica de San Vital de Ravenna fue la iglesia oficial del exarcado bizantino. Sus mosaicos son el mejor ejemplo de las artes figurativas bizantinas que no dejan de sorprendernos ala vez que nos dan una idea de lo que pudieron ser otras obras medievales destruidas por los iconoclastas.

San Vital se comenzó a construir en época ostrogoda por encargo del obispo Eclesio alrededor del año 530. A su muerte, su sucesor, Víctor, continuó la construcción y finalmente fue consagrada en el 547 por el arzobispo Maximiano. De planta octogonal y construcción de ladrillos, fue concebida como iglesia martirium. Sus antecedentes son los grandes mausoleos imperiales de la Antigüedad que no sólo eran, sino templos funerarios destinados a conmemorar al difunto y rendirle honores.

Lo que más se destaca en la Basílica de San Vital es su decoración. Los mosaicos cubren todo su interior, en un diálogo directo entre antiguos artistas de formación oriental y occidental. Un primer estilo impresionista y de expresión más libre se une a la técnica romana y otro estilo más abstracto. Asimismo, las composiciones responden a las concepciones orientales: las figuras delgadas, frontales, de escaso volumen y líneas rígidas aparecen en espacios carentes de profundidad. De todos modos, al verlos sentimos la vitalidad y creatividad de los nuevos temas cristianos unidos a la tradición romana.

El programa iconográfico es muy completo. En la bóveda del ábside se halla el Cristo imberbe, entronizado sobre la bola celeste del mundo y sujetando una corona y un pergamino. A su lado derecho, el arcángel Gabriel conduce a San Vital que recibe la corona del martirio. A la izquierda, San Miguel junto al obispo Eclesio, quien ofrece una maqueta del templo.

Mosaico de Justiniano

En las paredes laterales del ábside se encuentran los famosos mosaicos de Justiniano y el de su esposa Teodora. El emperador está acompañado por su corte y por el obispo Maximiano, cargando los elementos litúrgicos para la misa; y a su derecha, la guardia real. Todos están de pie ante un fondo verde y dirigen su mirada hacia el espectador. Frente a este panel está la emperatriz Teodora, sosteniendo un cáliz de oro y también junto a su séquito y a una fuentecilla de agua. Este cortejo imperial es ficticio, pues parece ser que Justiniano y Teodora nunca visitaron la ciudad de Ravenna. Pero con esto se perseguían dos objetivos: el reconocimiento de la divinidad de Cristo como hijo de Dios y la relación entre Dios y el emperador.

Desde ya que se necesitaría más de un artículo para comentar todos los mosaicos de San Vital, pero nos limitaremos a decir que esta iglesia es una clara acentuación de las dos esferas de autoridad: el imperium y el sacerdotium. El edificio entero es un espacio de presencia divina con cierto efecto mistérico suscitado por el espíritu oriental. Al igual que otras construcciones medievales de Ravenna, como su coetánea Basílica de San Apolinar Nuevo, no se puede dejar de visitar.

Dirección: Via Fiandrini Benedetto, 48100, Ravenna
Horarios: Abre abr-sept 9-19; mar y oct 9.30-17.30; nov-mar 10-17. Cierra 1 ene, 25 dic.
Tarifas: 7.50 €
Sitio Web

Foto vía: wikimedia

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Ravenna



Deja tu comentario