Receta del tradicional Ossobuco a la Milanesa

Ossobuco a la milanesa

El Ossobuco es uno de los platos más tradicionales de Italia, el Ossobuco a la Milanesa, ya que es originario de la ciudad de Milán.

Se trata de un guiso de carne extraída en rodajas de bastante grosor de pata de ternera a las que se les deja el hueso y que se caracteriza, sobre todo, por su forma tradicional de ser elaborado, haciéndose lentamente la carne, durante al menos 1 hora y media.

Les dejamos a continuación una receta de este legendario ossobuco que pueden acompañar, como suele ser habitual en Italia, especialmente en la zona de Milán, de un Risotto a la Milanesa y que recomendamos prueben a elaborar a pesar del tiempo que necesita la receta.

Ossobuco alla Milanesse (Ternera Milanesa)

Ingredientes

– 4 filetes de pata de ternera
– 4 cucharadas de harina
– 40 gr. de mantequilla
– 200 ml. de vino blanco
– 200 ml. de caldo de carne
– 3 tomates
– 2 cebollas
– 2 dientes de ajo
– 2 zanahorias
– 1 apio
– 1 hoja de laurel
– 5 cucharadas de aceite de oliva
– Sal
– Pimienta negra
– 1 trozo de cáscara de limón

Dificultad: media

Elaboración

– Primero salpimentamos las rodajas de carne y las enharinamos para rehogarla por ambos lados en una sartén con el aceite y la mantequilla previamente calentado. Una vez pasada la carne la sacamos y reservamos.

– A continuación procedemos a pelar y picar las verduras, cebollas, ajos, zanahorias, el apio, lo introducimos en una cazuela y rehogamos.

– Después añadimos a la cazuela la hoja de laurel, la cáscara de limón y el vino y el caldo de carne.
Pelamos y picamos en trocitos pequeños los tomates y los agregamos también a la cazuela con el resto de las verduras.

– Mezclar todo bien e introducir la carne para cocer a fuego lento durante 90 minutos.

Este Ossobuco a la Milanesa además de acompañarse con rissotto es muy frecuente que una vez emplatado se añada sobre la carne una especie de salsa verde que es muy utilizada en Italia, la Gremolata y que se elabora con la mezcla de 4 dientes de ajos picados junto con la cáscara de rallada de un limón y 2 cucharadas de perejil picado.

Hay quienes aseguran que la carne es mucho más deliciosa al día siguiente de su preparación, pero eso sí, sin la gremolata, esta salsa deberá añadirse a la carne sólo en el momento de servir.

Foto vía Flickr

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Gastronomía



Comentarios (1)

  1. JUAN LUIS dice:

    TE FALTA ALGO Y ES FUNDAMENTAL,LA RRAYADURA DE CASCARA DE LIMON.

Deja tu comentario