Procida, belleza e historia

Procida

Prochyta deriva de Prima Cyme, cuyo significado es: cercano a Cuma. Cuma fue la primera colonia griega sobre tierra firme luego de la fundación de Ischia, la isla de aguas termales, mitos y mucha tranquilidad de la que hablamos hace muy pocos días. Prochyta era el nombre de Procida en tiempos romanos.

Procida se encuentra en la región de Capania, en la provincia de Nápoles. Es una localidad habitada por  10575 personas, que representan el 0,3427% de la provincia de Nápoles, el 0,1834% de la región de Campania y el 0,01781% de la población total de Italia. Es la isla más pequeña del Golfo y, como dato adicional, es importante decir que cuenta con varias aldeas de pescadores que rodean el mediterráneo en esta isla de origen volcánico.

Continuando con un poco de historia sobre este sitio podemos decir que durante la época del Imperio Romano, una época muy importante en la historia de Italia, se construyeron varias villas en Procida, que para ese entonces era conocida por su buen vino. Un periodo después, luego de la desaparición del Imperio Romano, la isla fue invadida por los Godos y finalmente anexada al Imperio Bizantino.

La historia de esta isla es muy movida, de hecho, las muchas torres vigías y murallas que podemos visitar actualmente en esta hermosa localidad, pertenecen a la Edad Media, periodo en el que Procida fue invadida por Sarracenos.

Procida fue un importante centro de producción marinera hasta el siglo XX, a partir de allí, hasta la actualidad, se ha transformado en un gran punto turístico donde podremos visitar distintos atractivos.

Los lugares más interesantes por su arquitectura son de Marina Grande, el antiguo pueblo de Terra Murata, el pueblo pesquero de la Marina y el puerto de Marina Corricella Chiaiolella. Aquí podremos disfrutar de los detalles de la arquitectura tradicional: el arco, escaleras exteriores, balcones, los colores pastel y sobre todo el «vefio», la apertura típica del arco de ancho.

Por ejemplo, Partiendo de la Marina se encuentra la iglesia de S. Maria della Pietà, construido en 1760 junto a una antigua capilla que fue realizada por la devoción de los marineros en el año 1616. Actualmente se utiliza como sacristía.

Otro ejemplo es el de Terra Murata. Una ciudad alta medieval que fue, hasta el siglo décimo sexto, la única zona habitada de la isla. Se puede observar un  bello paisaje, el convento de S. Margherita Nuova, el Palacio Real, la Abadía de San Michele Piazza Guarracino. Esta badía fue construida y reconstruida durante los siglos. La badía es a la vez un museo y una biblioteca, enriquecida por los textos antiguos y manuscritos.

Procida es un sitio muy interesante, sobre todo para aquellos que gustan de la tranquilidad y la historia. Todo aquel que visite la zona sur de Italia, no debería dejar de conocer este lugar. No necesitará mucho tiempo y se llevará una grata sorpresa.

Foto Vía: Chauffeurs

Imprimir

Categorias: Napoles



Comentarios (1)

  1. Marisa dice:

    Bien, el primer comentario. Conozco Procida desde el año 1978 y me enamoré del pequeño escollo.( la isla más pequeña del Golfo de Nápoles). Desde entonces la he visitado una decena de veces al punto de montar mi propio y pequeño apartamento. Ese lugar es el CIELO. Más la recorro, más la amo. No se pierdan semejante belleza. Suerte!!!!

Deja tu comentario