La Fuente de las Tortugas en Roma

La fuente de las tortugas en Roma

Si estamos visitando la ciudad de Roma, podrán ver a simple vista que este precioso lugar cuenta con innumerables sitios turísticos tales como museos, iglesias, estadios y fuentes. Y precisamente en este último punto quiero detenerme para poder recomendarles un lugar ideal para los amantes del agua y la tranquilidad: “La Fuente de las Tortugas” o como dicen los italianos “Fontana delle Tartarughe”.

Ubicada en el corazón de la Plaza Mattei, construida alrededor del año 1581 bajo el proyecto del señor Giacomo Della Porta y finalizada en 1588, esta hermosa fuente cuenta con materiales sumamente importantes como el mármol y el bronce.

Para describirla con mayor detalle les cuento que antiguamente, o mejor dicho en un principio, la idea fue realizar cuatro efebos y ocho delfines, el inconveniente se presentó cuando verificaron que la presión del agua no iba a permitir la elevación que tenían pensada y por este motivo, tuvieron que descartar cuatro de los delfines previstos. Por suerte, los mismos fueron situados en la plaza del Campo de´Fiori por lo que no se desperdiciaron.

La fuente combina tres aspectos fundamentales los cuales integran su belleza: agua, arquitectura y escultura.

Para explicarles como está combinada esta obra, sería bueno que a medida que vayan leyendo puedan ir haciéndose una imagen de lo detallista que fue el proyectista al momento de tener que diseñarla. En primer lugar, la estructura fue construida en una base cuadrada con aristas redondeadas.

En el centro se presentan cuatro enormes conchas de mármol y en sus lados, cuatro efebos simétricos realizados en bronce donde uno de sus pies está apoyado sobre los delfines. Con sus manos están sosteniendo las colas de los nombrados y al mismo tiempo, un cuenco de forma redonda hecho en mármol también. De allí admiraremos unas cabezas de querubines de las cuales despiden el agua que cae sobre la bañera.

Lo más destacado de la fuente indudablemente son las tortugas que se posicionan sobre los efebos, quienes parecen empujar al apoyarse en la vasija.

Con el transcurso del tiempo, fueron varias las restauraciones que se hicieron en la fuente. La primera fue en 1658 a pedido del papa Alejandro VII, a partir de ese momento fue que se agregaron las tortugas y por ello el nombre. El disgusto sucedió en 1979 cuando robaron una de ellas, por eso les comento que las que se encuentran hoy en día son imitaciones de las originales.

Disfruten del paseo!

Foto: Skyscrapercity

Imprimir

Etiquetas: , , ,

Categorias: Roma



Deja tu comentario