Los Lares, las divinidades domesticas romanas

Lararium de Pompeya

Los antiguos romanos tenían en su panteón una serie de divinidades menores destinadas a diversos fines. Uno de estos grupos eran los llamados Lares, hijos de la náyade Lara y el dios Mercurio cuyo origen estaba en los primitivos cultos etruscos.

La religión romana contaba con dos clases de dioses: los de cultos públicos o estatales y los cultos privados o domésticos. Dentro de ésta segunda categoría encontramos la adoración de los llamados dii familiaris o dioses de la familia. Aquí entran los Lares Familiares, cuya función principal era la de velar por el espacio donde se encontraba la casa familiar. Como custodios del hogar, los Lares recibían un nombre genérico y protegían a todos y cada miembro de la familia, lo cual incluía a la servidumbre.

Tan arraigada estaba esta creencia que antes de la aparición del derecho romano que regulaba la propiedad privada, los Lares eran los que ahuyentaban a los extraños, pues se pensaba que podían causar enfermedades mortales si se adentraban en propiedad ajena.

La domus (casa unifamiliar) contaba con un espacio dedicado al culto de los Lares, a quienes representaban en forma de estatuillas. Los pequeños altares, denominados lararia, estaban a veces decorados con pinturas y se ubicaban en un sector del atrio (patio) donde se podían realizar ofrendas –generalmente relacionadas con el fuego- u oraciones. En los insulae (apartamentos), el lararium se colocaba cerca de la cocina y/o dormitorios. Lo importante era que estos altares estuviesen en lugares transitados.

Como divinidades familiares, los Lares siempre tuvieron una gran importancia en el culto doméstico de los romanos. Con el tiempo adquirieron forma humana, sin afectar sus papeles de protectores familiares. Incluso las domus primitivas tenían al menos una estatuilla dedica a los Lares. Con el tiempo se sumaron los altares para el culto a los antepasados conocidos como imago maiori, aunque este culto era un privilegio de las clases altas.

Foto vía: findtarget

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Arte y Cultura, Costumbres



Deja tu comentario