Aosta: paisajes alpinos y arquitectura romana

Colegiata de Sant Orso, en Aosta

Sin duda, vale la pena desafiar las bajas temperaturas para hacer una escapada al bucólico Valle de Aosta, una región que se enmarca en el norte del país, junto a los Alpes. Una buena propuesta es ir a descubrir el municipio homónimo y la capital del valle: Aosta, que sin duda sorprenderá gratamente al recién llegado por su sencillez y belleza.

El nombre de esta población proviene del primer emperador romano, Augusto. Detrás de esta denominación aparentemente ampulosa, no obstante, lo cierto es que Aosta fue en el pasado una especie de Roma en miniatura.

Un buen punto de partida para empezar a recorrer las encantadoras calles de Aosta es el Arco d’Augusto, sito en una mediana de la carretera desde la que parte la vía romana de Sant’Anselmo. A mano derecha y fuera de las murallas, se elevan diversas iglesias y uno de los edificios más representativos del municipio: la hermosa colegiata de Sant’Orso (en la imagen), consagrada al patrón de Aosta.

Erigida en el siglo XV y de factura gótica, exhibe orgullosa un campanario románico (del siglo XII) y un claustro. Al final de Via Sant’Anselmo, salpicadas de tiendas de souvenirs, se halla la Porta Praetoria, los dos muros con arcos que constituyen el principal acceso a la ciudad. En el interior, a la derecha, aún son visibles los vestigios del teatro romano.

Al norte, a través del convento de Sant Giuseppe, se puede visitar otro magnífico testimonio de la Antigüedad: el Anfiteatro, que abre sus puertas todos los días.

Del mismo modo, tampoco hay que dejar de descubrir el casco antiguo de Aosta, donde se alza el Duomo (siglo XII), situado en la plaza de Giovanni XXII. Junto a ésta, se despliega lo que queda del foro romano, con una arcada aún en pie. Finalmente, también merece la pena dedicarle un tiempo al Museo del Tesoro, con interesantes muestras de arte sacro (cierra los lunes de octubre a marzo, ambos inclusive).

Foto vía: Dilia Splinder

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Valle de Aosta



Deja tu comentario