Cortona: una villa con encanto en la Toscana

Cortona

Quienes decidan descubrir la encantadora ciudad toscana de Arezzo, escenario de la oscarizada «La vida es bella», no pueden dejar de conocer la vecina Cortona, una cautivadora población de aire medieval desde la que se atisba el lago Trasimeno y que, por descontado, maravillará al viajero.

Para llegar hasta allí, lo más recomendable es tomar un bus desde Arezzo, ya que la correspondiente estación de tren queda bastante alejada de Cortona. En el momento de acceder a ella, hay que salvar 5 km de una tortuosa carretera. No obstante, las vistas que brinda esta población justifican el desplazamiento.

Una de las principales señas de identidad de esta población son sus empinadas callejuelas, que se despliegan en torno a un núcleo histórico que se recorre fácilmente a pie. En cualquier caso, hay que tener presente que los edificios más importantes de la ciudad se localizan sobre todo en la zona este.

Uno de los más representativos es el magnífico Palazzo Comunale (en la foto), que se alza en Piazza della Repubblica. A pesar de que es originario del siglo XIII, la imponente torre que lo preside es fruto de una ampliación acometida en el siglo XVI. Prosiguiendo el recorrido hacia el norte, se alcanza Piazza Signorelli, que alberga el Palazzo Pretorio (siglo XII). Sus dependencias dan cabida al Museo dell’Accademia Etrusca, dedicado a la civilización que, allá por el siglo VIII a.C., habitó la zona.

En via Maffei, se halla la iglesia de San Francisco, construida en el ecuador del siglo XIII. En ella descansan los restos del pintor Luca Signorelli y del monje franciscano Fray Elías, ambos hijos de la localidad. Cerca de allí, puede admirarse la iglesia de Santa Margherita, reconstruida en el siglo XIX, y un poco más arriba, la Fortezza Medicea, erigida en el siglo XVI por Laparelli. En sus alrededores, se distinguen la antiguas murallas etruscas y romanas.

Finalmente, cabe reseñar la iglesia de Santa Maria delle Grazie al Calcinaio, de factura renacentista y construida por Francesco di Giorgio Martini.

Foto vía: Cèlia Roca

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Toscana



Deja tu comentario