La Fuente de Orion en Mesina, de Mortorsoli

La Fuente de Orion en Mesina

Ha llegado la hora de hablar sobre las fuentes urbanas italianas del Cinquecento. Habíamos empezado un recorrido histórico desde sus características generales y vimos algunas fuentes privadas de villas, pero no debemos olvidar que éstas existen tambien en los espacios públicos y hoy es el turno de la Fuente de Orión en Mesina.

Como hemos dicho antes, las fuentes urbanas tenían la función de abastecer de agua a los habitantes de la ciudad. Las había parietales (adosadas a la pared) y también exentas, ubicadas en la plaza principal. Éstas últimas cuentan con relieves y esculturas de bulto que en algunos casos responden a motivos de afirmación cívica, sin relación con el tema del agua. Como ejemplos anteriores al siglo XVI tenemos la Fontana Maggiore en Perugia, de Nicola Pisano y la Fonte Gaia en Siena, de Jacopo della Quercia.

Sin embargo, no existía ninguna fuente de gran tamaño en Florencia hasta mediados del siglo XVI. En ese momento fue cuando comienzan a adquirir mayor importancia y diferentes ciudades planean construir fuentes como elementos del embellecimiento urbano sin perder su carácter funcional. Este desarrollo se debió al impulso que representaron las fuentes tipo candelabro diseñadas por Tribolo para la villa Médici en Castello; tipología elaborada por escultores formados o activos en el ámbito florentino, quienes la llevaron a otras ciudades italianas.

En Mesina brilló la Fuente de Orión, del escultor florentino Giovanni Angelo Montorsoli, quien había trabajado como ayudante de Miguel Ángel en la Capilla Médici y se inspiró para su primera fuente en las realizadas por Tribolo en la villa Castello. Ubicada en la Plaza del Duomo de Mesina, esta fuente fue erigida en 1551 y para aquel entonces era la más amplia y más alta de Italia.

La Fuente de Orión es de tipo candelabro, con escalones que marcan la transición entre la plaza y la fuente, interrumpidos por pedestales de ocho monstruos marinos, debajo de los cuales una máscara tallada arroja agua en pequeñas tazas circulares. La pileta de planta es un dodecágono con cuatro piscinas ovales suplementarias en las cuales el agua es vertida por divinidades fluviales recostadas en el borde de la pileta central: Nilo, Tiber, Hiberus y Cumano (de este último río provenía el agua de la fuente). Sus posturas inquietas reflejan posiblemente la influencia de las alegorías recostadas de la Capilla Médici.

A diferencia de las fuentes de Tribolo, en la Fuente de Orión la escultura disimula las formas arquitectónicas, oculta el pedestal y establece relaciones y tensiones visuales propias. Vemos tritones que sostienen la primera taza, náyades cabalgando sobre delfines que sostienen la segunda; los putti sobre delfines se ubican por debajo de la figura terminal y el coronamiento es una figura triunfal de Orión, fundador mítico de Mesina.

Cada una de las caras de la pileta principal tiene un bajorrelieve con una historia mitológica relacionada con el agua y cada taza recibe también decoración de conchas y máscaras en el interior. El agua sale de los delfines ubicados debajo de los putti y de las náyades, de las máscaras talladas en las tazas, de las urnas de los dioses fluviales y de ocho máscaras ubicadas debajo de los monstruos marinos, en pequeños receptáculos externos.

Sin duda, la Fuente de Orión de Montorsoli es una obra de arte que abrió el camino para muchas otras fuentes urbanas más que han embellecido Italia desde hace más de cuatro siglos.

Foto vía: torrese.it

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Mesina



Deja tu comentario