Qué visitar en la ciudad de Trieste

La ciudad de Trieste y sus visitas

La ciudad de Trieste se encuentra al norte de Italia y cuenta hoy en día con 204.000 habitantes aproximadamente. Su clima es particularmente cambiante por lo que, durante los inviernos las temperaturas suelen ser muy bajas y el resto del año, en general, ronda los 15ºC.

A pesar de que la ciudad cuenta con un pasado el cual se remonta a la época de los celtas, Trieste posteriormente fue colonizada por los romanos y a consecuencia, transformada en uno de los centros comerciales más destacados de Italia.

De esta manera, si deciden viajar a Trieste, hay algunos centros turísticos que vale la pena recorrerlos.

Como primer punto, el Castillo de San Justo es un establecimiento el cual fue construido entre los años 1470 y 1630. Recorriendo el mismo, podéis observar el Museo Cívico donde hay una increíble colección de armas provenientes de diversas colecciones del siglo XX. Asimismo, en la actualidad, además de ser un lugar turístico, es un centro para eventos culturales, espectáculos y exposiciones.

Por otra parte, una de las plazas más bonitas con las que cuenta la ciudad de Trieste es la Piazza della Unitá d´Italia (o también Plaza de la Unidad de Italia), la cual reluce por sus espléndidos palacios y edificios que se encuentran a sus alrededores: el palacio del Gobierno, el palacio Comunal y el palacio de la Compañía de Navegación Lloyd Triestino.

En cuanto a templos, el majestuoso e imponente Santuario del Monte Grisa, localizado a 350 metros sobre el nivel del mar, es un lugar que contiene cantidades de ofendas de los seguidores de toda Italia. Su arquitectura entrelaza estilos triangulares en la fachada exterior como así también, un altar central, que enfrenta a los visitantes. Asimismo, la terraza brinda vistas panorámicas sobre la ciudad de Trieste y a la bahía.

Y por último, el Teatro Romano ubicado en las cercanías de la montaña de San Giusto, (San Justo) posee la particularidad de estar inclinado por efectos naturales de la misma montaña, lo que hizo que se aprovechase el anfiteatro como apoyo y los asientos en forma de filas. Cantidades de estatuas han servido de decoración al teatro, pero con el tiempo fueron trasladadas al museo de Trieste para evitar su desgaste.

Foto: Carlos Carreter

Imprimir

Categorias: Trieste



Deja tu comentario